22. Autoeducación
Sopa de letras

  Primera parte

    Formar en tu alma la imagen sublime que Dios concibió al formarte, es la noble labor a que damos el nombre de autoeducación. Este trabajo tiene que hacerlo cada uno por sí mismo, y ningún otro puede cumplirlo en su lugar. Los otros podrán darte consejos; pero en definitiva tú has de ser quien sientas el deseo de formar en ti la noble imagen que Dios ha escondido en tu alma.

   Has de ser tú quien desees ser noble, fuerte, limpio de alma. Has de conocer cómo es tu alma, cuáles son las hierbas malas en ella, que es lo que le falta. Has de poner mano en la educación de tu alma, sabiendo que el éxito ha de obtenerse a costa de muchos esfuerzos, abnegaciones y victorias alcanzadas sobre ti mismo. Has de negarte a menudo cosas deleitosas; has de hacer muchas veces lo que no te apetece y sellar tus labios, y levantar tu frente cuando notes que alguna de tus buenas intenciones, una y otra vez, se ve fracasada.

  Segunda parte

  Tu carácter, el curso de toda tu vida, depende de estos trabajos pequeños. "Siembra un pensamiento y segarás un deseo, siembre un deseo y recogerás una acción, siembra la acción y recogerás la costumbre, siembra la costumbre y recogerás el carácter y tendrás por mies tu propia suerte." De pequeños pensamientos y acciones va entretejiéndose la suerte de tu vida.

   "En todas las horas de tu vida vuelve tu mirada con respeto y amor hacia la virtud, no pierdas jamás la ocasión de hacer una obra buena y, si esta obre estuviere en pugna algunas veces con tu provecho y deseo momentáneos, acostumbra tu voluntad a vencerlos..., así alcanzarás un carácter con que puedas un día hacer algo grande, trabajar para tu época y para el provenir, y lograr que tu nombre se pronuncie entre tus compañeros, envuelto en respeto y amor." (Kolosey.)

  Tercera parte

   Pero el hombre ha de educar su voluntad para que se compenetre con la voluntad de Dios. Altísima escuela de carácter, la más sublime que pueda haber, es laque nos hace exclamar con sentimiento sincero: "Señor, no se haga mi voluntad, sino la tuya" (San Lucas, XXII, 42). Hemos logrado la más valiosa autoeducación, si tras nuestras acciones, nuestras palabras, nuestros pensamientos, formulamos la pregunta: "Señor, ¿ha sido de vera Tu voluntad lo que he hecho, lo que he dicho? ¿También lo querías Tú de esta manera?

   Y esta educación de carácter has de empezarla ya ahora. En la edad madura sería tarde. El carácter no se forma en el vaivén de la vida. Al contrario, quien llega sin carácter firme al ajetreo del mundo pierde hasta lo poso que haya podido tener.


Texto de Monseñor Dr. Tihamér Tóth. El joven de carácter. Sociedad de Educación "Atenas", S.A.

  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para buscarla después en la sopa de letras: :

 Formar en tu alma la imagen que Dios te dio es la...
 Cada uno por si mismo ha de realizar este...
 El ser noble, fuerte y limpio es un proyecto...
 El éxito se conseguirá a costa de muchos...
 Siembre un pensamiento y segarás un...
 Siembra un deseo y recogerás la...
 Siembra la acción y recogerás la...
 Siembre la costumbre y recogerás el...
 Has de aprovechar toda ocasión para hacer obras...
 Hay que educarse para seguir la voluntad de...

Sopa de letras


 

 

 

 

 

 

 

 



 
Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Autoeducación |
Para imprimir | Interactivo |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL